En Fabricantes de extintores en CDMX, Gabinetes contra incendio CDMX

Para garantizar la seguridad de las instalaciones industriales, es indispensable instalar sistemas contra incendios. Hay diversos tipos, con ventajas específicas, sin embargo, hay algunos que destacan por su alta efectividad. Un ejemplo de los últimos son los rociadores automáticos. Son una de las mejores soluciones para mitigar incendios potenciales, sin embargo, pueden presentar fallos, por lo que es crucial que sean atendidos por los propietarios o por expertos en mantenimiento a sistemas contra incendio en CDMX.

¿En qué consisten?

Se trata de un método efectivo para amainar los fuegos en sus primeras etapas. Es importante que se conecten a los detectores de incendios para se activen cuando detecten variaciones en la temperatura o humos. Dichos detectores deben probarse periódicamente para asegurar el funcionamiento del sistema. El uso de los rociadores permite a los presentes ganar tiempo y evacuar de forma rápida para minimizar los daños.

Son conocidos también como sprinklers y permite el control de incendios en espacios limitados. Tienen alta efectividad y pueden sofocar cualquier incendio. El sistema de rociadores y detectores que proporcionan fabricantes de extintores en CDMX permite que los servicios de extinción sofoquen las llamas y los apaguen por completo sin necesidad de intervención humana.

Al igual que los distintos tipos de extintores, deben considerarse como elementos de un sistema de protección activa contra incendios y en la mayoría de los casos evita que un conato de incendio se vuelva descontrolado, lo que puede derivar en pérdidas de bienes y de valiosas vidas.

Poseen un excelente poder de descarga, además, tienen la función de refrigerar, por tal motivo se utilizan ampliamente para proteger las estructuras portantes de inmuebles construidos con materiales deformables, como hierro, madera, acrílico, entre otros. Se evita así impactos en la estética que causan las llamas en las estructuras interiores.

Para garantizar el funcionamiento de los rociadores automáticos, es importante definir un programa de mantenimiento a sistemas contra incendio en CDMX. Tiene que ser riguroso y enfocarse en cada elemento del sistema, como red de tuberías, puesto de control, dispositivos de rociado, sistema de comunicación de alarma, etcétera. Los propietarios deben poner especial atención en ellos, ya que pueden presentar obstrucciones, fugas pequeñas, entre otros daños, que no son visibles a simple vista, pero pueden impedir su funcionamiento en caso de incendio.

Ahora bien, el programa de mantenimiento a sistemas contra incendio en CDMX debe integran diversas revisiones y tareas, que deben agruparse según los periodos de aplicación. Los últimos se dividen en trimestrales y anuales. Con el fin de ayudarles los mencionaremos a continuación. Cabe mencionar que es importante respaldarse en expertos para tratar aquellos detalles de mayor complejidad.

Revisiones y tareas de mantenimiento trimestral

Es importante la inspección, registro y relevamiento visual de los siguientes elementos:

  • Alimentación eléctrica, como disyuntores, tableros, entre otros.
  • Condiciones de los rociadores automáticos.
  • Condiciones de la campana, panel de alarma y detector de flujo o flow switch.
  • Tapa, marco y boca de impulsión.
  • Estado de las estaciones de alarma.
  • Elementos de presurización y bombeo en caso de que estén integrados.
  • Elementos de abastecimiento de líquido, como colectores, cisternas, tanques, entre otros.
  • Ramales de distribución y cañerías troncales.

Las actividades de mantenimiento que deben aplicar son las siguientes.

  • Corroborar el funcionamiento de gongs, estaciones de alarma, manómetros, entre otros.
  • Revisar las condiciones y funcionamiento de toma de impulsión, su acople o conexión storz.
  • Si las cañerías equipos requieren pintura, aplíquenla según los colores recomendados.
  • Activar las válvulas de alimentación, retenciones, salida, entre otros de los elementos de presurización y bombeo.
  • Activar las válvulas de cierre y apertura de alimentación a colectores y reservas de líquido.
  • Aplicar ensayos de funcionamiento de los elementos de presurización y bombeo. Realizar lo mismo en el tablero eléctrico, su alimentación y conexiones.
  • Aplicar ensayos de funcionamiento de sirenas de alarma, detector de flujo y panel de comando.

Revisiones y tareas de mantenimiento anual

Tienen que inspeccionar, registrar y realizar el relevamiento visual de los siguientes componentes:

  • Sistema de presurización y bombeo en caso de estar presentes.
  • Alimentación eléctrica.
  • Sistema de abastecimiento de líquido como cisternas, colectores, tanques elevados, entre otros.
  • Ramales de distribución y cañerías troncales.
  • Estado de los rociadores automáticos, estaciones de alarma, panel de alarma, detector de flujo y campana.
  • Boca de impulsión, tapa y marco.
  • Análisis de planos, memorias y documentos en caso de que existan.

Las tareas de mantenimiento anuales que deben aplicar son las siguientes:

  • Vaciar completamente la red.
  • Activar las válvulas de salida, alimentación, retenciones, entre otras en los sistemas de presurización y bombeo.
  • Activar las válvulas de cierre y apertura de alimentación a colectores y reservas de agua.
  • Hay que asegurar de que no haya obstrucciones en las cañerías.
  • Medir de forma aleatoria los diámetros interiores mediante la aplicación de ultrasonido, que es un método no destructivo.
  • Realizar prueba de funcionamiento de panel de comando, campana de alarma y detector de flujo. Aplicar lo mismo en el equipo de presurización y bombeo, y en el tablero eléctrico junto con su alimentación y conexiones.
  • Determinar la zona menos favorable y considerar al menos cuatro rociadores, preferentemente sobre el mismo tramo, medición de caudal y desmonte. Debe también contrastarse con los valores mínimos.
  • Realizar prueba en laboratorio de las condiciones técnicas y operativas de muestreo de los rociadores al 3% de al menos cuatro rociadores. Debe someterse también a prueba destructiva de temperatura de accionamiento y medición del tiempo de respuesta. Tienen que verificar que la información obtenida no sea menor a la original de cada unidad o queden encuadrados dentro de los ábacos de referencia.
  • Si no se obtienen resultados satisfactorios, deben ampliar la muestra en un 5 % más de unidades sobre el total de dotación.
  • Verificar de forma aleatoria y con ultrasonido los espesores mínimos en las cañerías
  • Corroborar las condiciones y funcionamiento de toma de impulsión y su acople storz.
  • Revisar la señalética y que esté conforme a la normatividad vigente.
  • Corroborar y asegurarse de la estanqueidad del sistema. Aplicar lo mismo en el funcionamiento de gongs, manómetros y estaciones de alarmas.
  • Si hay velas soldadas por muestreo, deben asegurarse de que el orificio de alimentación tenga el diámetro adecuado.
  • Reponer y montar los rociadores removidos para someterlos a pruebas de laboratorio. Utilizar ejemplares nuevos con rangos de funcionamiento acordes al sistema y excelentes características técnicas.

Si desean que expertos en mantenimiento a sistemas contra incendio en CDMX les ayuden a aplicar las medidas de su programa de atención de rociadores, contáctennos. Para más información sobre nuestro servicio, comuníquense al (55) 5272 4181 o completen el formulario en nuestro sitio web.

Recent Posts

DEJA UN COMENTARIO

Start typing and press Enter to search

Fabricantes de extintores en CDMX